Dental Atlanta | Alta especialidad

ORTODONCIA

El tratamiento de ortodoncia sirve para acomodar los dientes en el sitio que deben estar y en su posición correcta, esto se logra aplicándoles una fuerza controlada, obteniendo así una dentadura con buena estética y buena función.
La fuerza controlada se aplica por medio de brackets, arcos (alambres) y elásticos. Ejemplo las siguientes dos fotografías.

Tratamiento interceptivo. Este se aplica en niños menores de 11 años, para corregir alteraciones óseas y dentales que podrían causar mal desarrollo óseo posteriormente. Generalmente son tratamientos de ortopedia maxilar, donde se van a utilizar aparatos para reubicar o modificar la posición de los huesos que componen el maxilar. En estos tratamientos son de corta duración, aproximadamente 3 ó 4 meses y se necesita total cooperación del paciente y los padres.

Tratamiento correctivo. Este se aplica para corregir la mal posición dental, siempre es conveniente hacerlo después de los 11 años, por que ya están presentes solo dientes permanentes y el paciente ya puede mantener una higiene adecuada. Los tratamientos correctivos no se deben efectuar cuando todavía haya presentes dientes infantiles o de leche, porque se estaría tratando de corregir un caso que todavía no existe y que probablemente no exista, y solo se traumatiza al paciente.

Tratamiento de ortodoncia en paciente masculino de 14 años, se extrajeron los 4 primeros premolares y el tratamiento duró 22 meses.

FALLAS EN ORTODONCIA

Un tratamiento de ortodoncia mal diagnosticado y/o mal ejecutado va a traer consecuencias indeseables como:
Una mal oclusión irreversible, esto es que esa mal posición dental ya no sea posible corregirla con un segundo tratamiento de ortodoncia y el paciente tuviera que quedarse así como quedó.
Perdida de hueso de soporte del diente, la aplicación incorrecta de la fuerza y una higiene deficiente, provoca que el hueso donde está soportado el diente se deshaga y que el diente al no tener soporte óseo se afloje y se pierda, esto sucede con más frecuencia en pacientes mayores de 30 años.
Caries por higiene deficiente. La presencia de los aparatos dificulta el cepillado, el paciente debe ser instruido y motivado para tener una higiene adecuada.